Historia de la Tecnología: Ada Lovelace, la primera programadora

Octubre 10 de 2016

En el día de Ada Lovelace recordamos la historia y el legado de la primera programadora de la historia.

Historia de la Tecnología: Ada Lovelace, la primera programadora

Aunque a veces no caigamos en ello, en nuestra vida diaria estamos rodeados de software. En nuestro coche, en nuestro smartphone, en nuestra televisión o, incluso, en el sistema de control del ascensor de nuestro edificio

encontramos software que ejecuta un algoritmo que realiza una tarea determinada. Si bien el término software fue acuñado por John W. Tukey en 1957, el concepto de “lectura de sucesivas instrucciones” se remonta a lamáquina analítica de Charles Babbage en 1822. Babbage no trabajó solo y los cimientos que construyó para las ciencias de la computación no habrían sido posibles sin la primera programadora de la historia: Ada Lovelace.

El 15 de octubre es una fecha muy especial dentro del mundo de la tecnología, es el “Día de Ada Lovelace”, una fecha en la que se rinden honores a los logros y éxitos que han conseguido las mujeres dentro del mundo de la ingeniería, las matemáticas, las ciencias y la tecnología. En días como el de hoy, además de celebrarse actos que ponen el valor los aportes de muchas mujeres a la ciencia o la ingeniería, también se organizan actividades que buscan que este legado no se pierda y, en muchos lugares del mundo, se organizan hackathons para hacer contribuciones a Wikipedia.

No hay mejor día que el de hoy para retomar nuestra mirada a la historia de la tecnología y viajar en el tiempo al siglo XIX para conocer a Ada Lovelace y el primer lenguaje de programación de la historia.

Ada Lovelace

Augusta Ada Byron, que era el nombre real de Ada Lovelace (tras casarse pasó a llamarse Augusta Ada King, Condesa de Lovelace y de ahí procede “Ada Lovelace”), nació en la ciudad de Londres el 10 de diciembre de 1815. Su padre era, nada más y nada menos, que el poeta inglés Lord Byron y su esposa la baronesa Anne Isabella Byron (de hecho, fue su único vástago legítimo y dentro del matrimonio), sin embargo, el padre de Ada se separó de su esposa al mes del nacimiento de su hija y, cuatro meses más tarde, abandonaría Inglaterra, a la que nunca más regresó.

La madre de Ada promovió en su hija el interés por las matemáticas y la lógica para evitar, de esta forma, fomentar el carácter de Lord Byron en Ada. A pesar de esta inmersión en las ciencias, Ada Lovelace no se alejó ni de su padre ni de su legado, a pesar de que éste muriese cuando ella ni había cumplido los 9 años de edad. Su madre siempre pensó que las ciencias la apartarían de la “locura” e su padre y Ada recibió clases de tutores como William Frend y Mary Sommerville en matemáticas y Augustus De Morgan en lógica; unos tutores que vieron claro la predisposición de su alumna al aprendizaje de estas materias y su talento para las matemáticas.

Además de crecer sin su padre, la infancia de Ada Lovelace no fue sencilla. Sufrió un grave brote de sarampión, a la edad de 14 años, que la mantuvo en cama casi un año y luego estuvo otro año más dependiendo de unas muletas para caminar.

A pesar de este impedimento, Ada se centró aún más en su educación científica y Mary Sommerville, una de sus tutoras, le presentó a una figura que sería clave en su vida: Charles Babbage.

La máquina analítica de Charles Babbage

Charles Babbage fue un matemático británico que sentó los pilares fundamentales sobre los que se desarrolló la computación. Diseñó y construyó parcialmente una máquina para calcular diferencias numéricas y obtener tablas de números y, además, elaboró un modelo teórico en el que definió una máquina analítica capaz de ejecutar programas y, por tanto, realizar cualquier tipo de cálculo.

Maquina Analitica de Babbage - Ada LovelaceImagen: Bruno Barral

La idea de Babbage, aunque era algo innovador, no se pudo llevar a la práctica por algo tan mundano como la falta de financiación, los continuos cambios que hacía Babbage en el diseño y por no encontrar este matemático materiales de calidad para llevar a cabo su invento. Sin embargo, el encuentro propiciado por Mary Sommerville entre Ada Lovelace y Charles Babbage tendría un gran calado para el mundo de la computación.

Ada Lovelace se interesó, desde un primer momento, por el trabajo de Babbage con sus máquinas analíticas y diferenciales. Ada fue una de las grandes promotoras y defensoras del proyecto, entabló una profunda amistad con Babbage y analizó en profundidad las posibilidades de este tipo de máquinas más allá de su uso para la realización de cálculos matemáticos. Gracias a Ada Lovelace, el diseño de la máquina analítica se perfeccionó y, por ejemplo, se modeló algo que veríamos en la primera generación de computadores digitales que surgieron tras la Segunda Guerra Mundial: las tarjetas perforadas como dispositivos de entrada.

Fruto de esta colaboración entre Ada Lovelace y Charles Babbage, el matemático encargaría a su colaboradora (que no ayudante) la traducción de un artículo sobre la máquina analítica escrito por el matemático italiano italiano Luigi Menabrea.

El primer lenguaje de programación

Esta traducción, realizada entre 1842 y 1843, puede considerarse un punto de inflexión en el campo de las ciencias de la computación. Además de traducir el artículo, Ada Lovelace complementó el texto con aportaciones propias, unas anotaciones denominadas “Notas” que materializaban algo desconocido por aquel entonces: un programa de ordenador.

Esta máquina puede hacer cualquier cosa que sepamos cómo ordenarle que la ejecute

Las anotaciones de Ada Lovelace sobre el artículo de Luigi Menabrea, relativo a la máquina analítica, resultaron ser un algoritmo codificado para que este primitivo (y teórico) computador lo ejecutase. Entre sus notas, Lovelace diseñó un programa para calcular los números de Bernoulli con la máquina (y que por cierto usaba dos bucles para realizar los cálculos); un programa que es considerado como el primer software de la historia y hace que Ada Lovelace sea reconocida como la primera programadora.

Día de Ada Lovelace 2012Imagen: Día de Ada Lovelace 2012. Wikipedia

Muerte y legado

Ada Lovelace murió a la edad de 36 años, el 27 de noviembre de 1852, víctima de un cáncer de útero y, seguramente, por las complicaciones debidas al tratamiento a base de sangrías que aplicaron sus médicos. En los meses previos a su muerte, se volvió profundamente religiosa, rompió con su vida anterior e, incluso, perdió el contacto con su esposo. Su último deseo fue ser enterrada junto a su padre, Lord Byron, en la Iglesia de Santa María Magdalena en Hucknall, Nottingham.

Durante años, el trabajo de Ada Lovelace fue olvidado para muchos por el simple hecho de ser mujer. En un principio, a Ada se le atribuyó el papel de asistente/transcriptora de Babbage; sin embargo, la realidad es que sus investigaciones eran propias y, hoy en día, es considerada como la madre de la programación.

Placa conmemorativa Ada LovelaceImagen: Adam Bowie en Flickr

El reconocimiento a Ada Lovelace y su trabajo llegó, realmente, en el siglo XX cuando surgieron los primeros computadores y lenguajes de programación. Hoy en día, Ada Lovelace es considerada una figura clave cuyo trabajo y legado recordamos cada año y que, también, se ha recordado en forma de algunas iniciativas y proyectos:

  • En 1979, el Departamento de Defensa de Estados Unidos creó el lenguaje de programación Ada basándose en Pascal y, por ahora, es la única mujer que cuenta con un lenguaje de programación que lleva su nombre.
  • Microsoft utiliza un retrato de Ada Lovelace como marca de autenticidad de los certificados de licencia de Windows.

Tomado de: https://hipertextual.com/2013/10/ada-lovelace-primera-programadora

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*