#TrollsEnEcuador Troll centers, bots y redes sociales: un asunto de derechos humanos

25 de julio de 2017

Fuente imagen: Revista Plan V

El uso de miles de cuentas administradas por unas cuantas personas en redes sociales, para atacar o defender especialmente una postura política, tiene un gran impacto estratégico en el desarrollo del debate público y generación de información en internet. Varios regímenes alrededor del mundo usan este tipo de estrategias para posicionar su discurso en la red. Entre los casos más conocidos están: China, Rusia y Venezuela. En consecuencia varias organizaciones internacionales han manifestado que los “troll centers” son un problema común hoy en día. La mayoría de gobiernos los usan para difundir su propaganda, como una herramienta para suprimir la disidencia, para generar narrativa falsa o confusa y para explotar las existentes divisiones en las sociedades donde se alojan (Access Now; 2017).

 La problemática en Ecuador

Las actitudes de funcionarios públicos sobre redes sociales y libertad de expresión tiene relación a las prácticas que se realizan en ella. El uso intensivo de las mismas en Ecuador ha sido reconocido incluso por el ex presidente Correa, ya que los ha invocado varias veces para que se activen contra usuarios que lo criticaron bajo el nombre de “guerreros digitales”. El mismo modo de amedrentación se reflejó en marzo de 2016 cuando el ex mandatario solicitó a sus “seguidores” a revelar información personal de usuarios que lo critiquen en redes sociales.

En octubre de 2016 Usuarios Digitales envió junto a Fundación Mil Hojas un informe sobre la situación del derecho a la privacidad y acceso a internet en Ecuador en el contexto del Examen Periódico Universal de Derechos Humanos de Naciones Unidas. El texto está dividido en 5 subtemas: privacidad, vigilancia, anonimato, restricciones al acceso a internet y ciber acoso. En dicho texto ya se señaló la existencia de estas prácticas y la afectación que conllevan: [l]os denominados “troll centers” y “bots” fueron utilizados por gobierno desde el boom de las redes sociales. Los robots sociales, trozos de código que generan contenido y usuarios en medios sociales reales que tienen usos pre-fabricados para acosar o para influenciar de manera negativa o positiva a los usuarios de redes sociales. En el caso ecuatoriano, los “trolls” se utilizan para amedrentar a opositores, periodistas y ciudadanos que opinan en redes sociales.

Monitoreo de Usuarios Digitales

En los casos monitoreados las acciones que realizan van desde apoyo a líneas políticas con comentarios positivos e interacciones para difundir, ataque a personas identificadas como críticas deslegitimando opiniones llegando a insultos y difusión de información personal, bloquear contenido a través de reiterados reportes abusando de políticas de uso de redes sociales, y el monitorear y difundir información personal obtenidas de diversas fuentes. Analizando ciertos casos puntuales se destacan:

  • Los hackeos a redes sociales y distribución de supuesta información personal del candidato para la vicepresidencia por parte del principal partido opositor (CREO). Desde enero de 2017 hasta abril del mismo año, los ecos en redes sociales con el objetivo de desacreditar la honra del personaje político se hicieron notar desde numerosas cuentas de Twitter, las cuales publicaban el mismo texto, con el mismo hashtag y prácticamente a la misma hora. Otro hecho en común, es que la mayoría de éstas cuentas poseen nombres de usuario con numeraciones al azar, no poseen avatar de cuenta y fueron creadas a finales de 2016 o principios de 2017.

  • Ciertas declaraciones sobre asuntos de interés público por parte de determinados periodistas, también activan a los denominados troll centers. En junio de 2017 la periodista Janeth Hinostroza dio comentarios sobre el uso de troll centers por parte de instituciones públicas en su programa matutino. Horas más tarde fue atacada a través de las redes sociales con varios insultos e incluso se creó un hashtag violento que usaba su nombre.

Tropas, troles y buscapleitos: Un inventario global de la manipulación organizada en redes sociales” Universidad de Oxford – 18 de julio de 2017

Recientemente la Universidad de Oxford publicó un reporte titulado: Tropas, troles y buscapleitos: Un inventario global de la manipulación organizada en redes sociales, que toma a Ecuador como caso de estudio. El informe determina que: hasta 2014 se habrían gastado 200.000 $ en contratos para desarrollo de troll center y manipulación de opinión. Además, quienes proveían el servicio, ya sea automático o manipulado por personas, eran instituciones privadas que responderían directamente al Ministerio de Sectores Estratégicos y Presidencia de la República.

Documento sobre supuesto trabajo de SENAIN en redes sociales en 2014 fue dado de baja – 12 de junio de 2017

El 12 de junio de 2017, el periodista Martín Pallares, publicó por medio de su cuenta de Twitter @Martinminguchi, un documento que vincularía a la Secretaría Nacional de Inteligencia (SENAIN) con la contratación y administración cuentas de usuarios falsos manejados por bots o personas. En el contexto ecuatoriano, este tipo de acciones se la denomina de “troll centers”. Esta dinámica donde un pequeño grupo de personas con una gran cantidad de cuentas interfieren en la opinión pública, obstaculizan la libertad de expresión y ofenden a otros usuarios, creando un ambiente hostil en redes sociales.

Los papeles de Godwin – 14 Noviembre de 2016

El portal Ecuador Transparente filtró información sobre los llamados “Papeles Godwin”. En los documentos filtrados, dos empresas de comunicación y publicidad llamadas Kronopio e Inteligencia Emocional, firmaron contratos con instituciones públicas, por alrededor de 1,4 millones de dólares entre el 2012 y el 2015, según información disponible en el Sistema de Compras Públicas. Las empresas de publicidad mencionadas, relacionadas con Kenneth Godwin, habrían realizado un seguimiento, monitoreo y linchamiento mediático en contra de opositores para de esa forma promover la imagen del ex presidente.

Posible troll center administrado por empresas privadas – 24 de marzo de 2015

Una nota periodística de Fundación Mil Hojas publicó fotos de un supuesto “troll center” en una zona empresarial en Quito, administrado por la empresa Ribeney S.A. La nota se centra en las empresas Ribeney S.A., propiedad de: Carlos Enrique Venegas y Carlos Amauri Venegas Chamorro; y Medaglia S.A, empresa ubicada en Guayaquil y también relacionada con Amauri Chamorro. De acuerdo a Mil Hojas: “En 2012  Medaglia S.A, bajo la modalidad régimen especial, firmó un contrato para el “Desarrollo e implantación de una estrategia de contacto ciudadano que permita al Gobierno la ejecución de actividades de comunicación social destinadas a la información y difusión de las actividades del mismo, […] por el valor superior al millón de dólares.” (Fundación Mil Hojas: 2015).

Agencia digital Ximah admite creación de cuenta El Patriota para atacar usuarios de redes sociales – 6 de septiembre de 2014

Un video filtrado reveló que personal de la empresa Ximah Digital eran los administradores en Facebook de la cuenta El Patriota caracterizada por realizar críticas a los opositores del oficialismo. El representante de la empresa admitió a través de su cuenta de Twitter (@JCVascones) que Ximah creó la página en Facebook. Esta empresa fue representante de IMS Social Twitter en Ecuador para el pautaje de publicidad de varias carteras gubernamentales y fue parte activa en la campaña de promoción turística All You Need Is Ecuador, por 19 millones de dólares. Una investigación publicada en Revista Plan V narra las conexiones directas de esta empresa con funcionarios del gobierno de Rafael Correa y los contratos millonarios en publicidad sin un proceso de contratación apropiado, así como varias irregularidades en la consecución de los mismos.

Denuncia de Fernando Balda – febrero 2012

El periodista y opositor político Fernando Balda sostuvo en 2012 que desde la Secretaría de Comunicación se montó presuntamente un operativo para acosar a periodistas y medios críticos al gobierno a través de cuentas falsas o ‘troll center’ en Twitter, Facebook y Youtube. La denuncia de Balda menciona a 54 cuentas en total. 

Análisis de Usuarios Digitales

El uso de troll centers para posicionar posturas oficiales es una actividad atentatoria a los derechos humanos. Como ha afirmado la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en sus Estándares para una internet libre, abierta e incluyente: la libertad de expresión debe ser protegida y garantizada en internet al igual que en cualquier otro medio de comunicación. Del mismo modo la CIDH ha asegurado que internet tiene un impacto crítico en la dimensión social del derecho a la libertad de expresión, por la rapidez y la masividad de su alcance.

En base a información recaba por Usuarios Digitales, instituciones públicas estarían permitiendo y fomentando la operación de troll centers en sus instalaciones, representando un gasto y un impacto al presupuesto del Estado. Dicha actividad es una violación directa al artículo 16 del Reglamento General para la administración, utilización y control de los bienes y existencias del sector público, que indica: “Los bienes y existencias de las entidades y organismos del sector público, se utilizarán únicamente para los fines propios de la Institución. Es prohibido el uso de dichos bienes y existencias para fines políticos, electorales, doctrinarios o religiosos o para actividades particulares y/o extrañas al servicio público o al objetivo misional de la institución”.

El Estado al ser el principal garante de derechos debe velar por cumplir con prácticas que fomenten la libertad de expresión, opinión y pluralidad de ideas en internet. El pluralismo y la diversidad de ideas son esenciales para el proceso del ejercicio de la libertad de expresión en el entorno digital. Hacemos un llamado a investigar estas prácticas y a eliminar su uso institucionalizado que obstaculiza el libre ejercicio de derechos humanos y deslegitiman el uso que el gobierno da a recursos públicos.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *