EEUU: Cómo el gobierno oculta los programas secretos de vigilancia

12 de Enero del 2018

En 2013 un robo fue llevado a cabo por un chico estadounidense de 18 años, Tadrae McKenzie. El joven fue arrestado un tiempo después y sentenciado a la 4 años de prisión por el delito de robo a mano armada, sin embargo después de la apelación del abogado del joven se redujo su condena a sólo 4 meses de servicio comunitario.

El drástico cambio se debe a que el abogado había puesto en evidencia los métodos que había utilizado la policía para localizar a McKenzie, pues la policía había tenido la capacidad de localizar con exactitud su domicilio, además de saber a qué hora él lo había dejado.

La policía se defendió alegando que habían conseguido una orden para acceder a los datos de Verizon y así localizar su ubicación por medio de su teléfono celular, pero el abogado alegó que para el momento del arresto McKenzie usaba un teléfono quemador, y no estaba asociado con su nombre.

Se puede concluir que la policía estaba usando el sistema Stingray, este sistema hace uso de falsas torres de telecomunicación que recogen los datos de las personas que se conecta a ellas sin saber lo que son. Las torres Stingray como resultado dan ubicación exacta de un individuo que esté conectado a ellas.

Este programa de vigilancia está bajo la protección del gobierno pues durante el caso del joven McKenzie se pidió a la policía que diera más información acerca de los métodos que habían utilizado para localizarlo, la policía se negó diciendo que eso era confidencial y pertenece al FBI.

Usuarios Digitales tomó el texto original de WIRED: https://www.wired.com/story/stingray-secret-surveillance-programs/

 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *