Smart cities, posibilidades y pesadillas para la democracia

10 de Julio de 2018

El gran marketing que hay detrás de las Ciudades Inteligentes, esta relacionado a grandes corporaciones tecnológicas las cuales hablan en ciudades humanas y democráticas, a partir de la posibilidad de interacción del ciudadano con el  gobierno y como esta interacción puede transformarse en beneficios para la población.

Pero existe otra realidad, donde la llamada minería de datos que busca un marketing extremadamente segmentado, tiene como actores principales a las mismas empresas que promocionan las ciudades inteligentes, donde es imposible desligar los intereses de estos a la de ciudades conectadas.

Ejemplos como el de China, donde el gobierno de crear un sistema centralizado de “crédito social” para 2020. Este sistema articula los datos que los ciudadanos producen en su comportamiento cotidiano con los datos que el gobierno tiene acerca de ellos.  Esto mediante un sistema de puntuación que al final se convierte en un gran mecanismo de control social, donde todas las actividades de los ciudadanos son evaluadas.

No se puede omitir los grandes riesgos que pueden traer el mal uso, o el mal tratamiento de una cantidad de datos de todos los ciudadanos, riesgos que pueden significar una vulneración grave a los derechos de los ciudadanos, donde la promesa de beneficios colectivos no es suficiente comparada con los posibles daños ocasionados.

Es necesario que tanto la sociedad como el gobierno tengan puntos de vista críticos con respecto a las ideas planteadas y no solo seguir la línea de las grandes campañas de beneficios, promocionada por las industrias que tienen sus propios intereses.

Usuarios Digitales tomó el texto original de Raquel Rolnik: https://raquelrolnik.wordpress.com/2018/07/10/smart-cities-possibilidades-e-pesadelos-para-a-democracia/

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *